¿Cómo aliviar el Síndrome de Abstinencia Alcohólica?

El alcoholismo es la dependencia hacia las bebidas alcohólicas. Esta adicción es creada mediante el abuso del consumo de alcohol. Así mismo, el alcoholismo es considerado como una enfermedad, según la Organización Mundial de la Salud.

Esta enfermedad se caracteriza por la imposibilidad de controlar el impulso por ingerir bebidas alcohólicas, debido a una dependencia fisiológica y emocional. El alcoholismo produce un fuerte impacto en todos los aspectos de la vida de la persona dependiente y de todas las personas que están a su alrededor.

Algunos de los niveles de la vida en los que las personas alcohólicas pueden tener serias dificultades son:

  • Legales
  • Familiares
  • Laborales

Abandonar el hábito del consumo del alcohol es la mejor decisión que un alcohólico puede tomar; sin embargo, es una tarea titánica que asumir. Dejar el alcohol requiere de mucha ayuda y de una gran fuerza de voluntad, pues los síntomas de la abstinencia no se harán esperar.

¿Qué es el Síndrome de Abstinencia Alcohólica?

El consumo excesivo de alcohol provoca un efecto nocivo en casa célula del cuerpo; es decir, afecta a cada uno de los sistemas del cuerpo. Por lo tanto, al momento de suspender el consumo de estas bebidas, se producirá síntomas desde todo el cuerpo; lo que puede traducirse en malestares muy intensos. Esto es lo que se conoce como síndrome de abstinencia alcohólica.  

La intensidad de los síntomas de este síndrome depende en gran medida del nivel de consumo y del tiempo durante el cual la persona mantuvo el abuso del alcohol. Los síntomas comienzan a aparecer en el paciente algunos días después de que se inicia la abstinencia del consumo de alcohol o, incluso, si el alcoholismo es muy severo, tan sólo a horas después. Entre los principales síntomas de la abstinencia del alcohol, se destacan los siguientes: 

  • Náuseas que pueden provocar vómitos
  • Fuertes dolores de cabeza, al punto de agravarse como migrañas
  • Sudoración inexplicable
  • Alta irritabilidad
  • Temblores generalizados
  • Gran ansiedad
  • Depresión
  • Debilidad
  • Convulsiones
  • Muchas dificultades para dormir y en caso de poder hacerlo se pueden producir pesadillas
  • Dificultades con la frecuencia cardíaca; muy lenta o muy rápida
  • Falta de apetito
  • Alucionaciones y confusión psicológica

Estos síntomas son más visibles en ciertas personas que en otras. Cuando el alcoholismo es grave, difícilmente esta persona que intenta recuperarse pueda hacer actividades normales como: trabajar, socializar, cubrir sus necesidades, entre otros. Si se habla de un alcoholismo muy arraigado, el paciente puede requerir de atención las 24 horas del día.

¿De qué manera disminuir los Síntomas del Síndrome de Abstinencia Alcohólica?

La intensidad de los síntomas tiene mucho que ver con el tiempo y el nivel de dependencia que haya desarrollado el paciente alcohólico. Si los síntomas de leves a moderados, se pueden tratar desde el hogar; sin embargo, si van de moderados a graves, lo mejor es internar a la persona en un centro médico para controlar las dificultades de salud que se pueden presentar.

Se considera que el síndrome de abstinencia es leve si solo presenta dos o tres de los síntomas señaladas, mientras que si el paciente presenta de 4 a 5 de los íntimas el síndrome es leve; pero si éste cuenta con 6 o más síntomas, se puede catalogar el síndrome que padece como grave.

El tratamiento para el síndrome de abstinencia se trata del control y monitoreo de los síntomas que el paciente va presentando conforme vaya pasando el tiempo. Es importante destacar que la persona que intenta superar el alcoholismo requiere de ayuda en varios niveles, por lo tanto el alivio de los síntoma se puede conseguir con el tratamiento en distintos aspectos:

Atención Emocional y Psicológica

Ante el síndrome de abstinencia alcohólica, el paciente se sentirá en gran medida abatido y decaído. Por lo que se recomienda mucho apoyo emocional y psicológico. Esto se puede conseguir en grupos de apoyo, terapias psicológicas, apoyo familiar, alcohólicos anónimos, entre otros.

La atención en esta área es primordial para que el paciente se sienta motivado para no abandonar su objetivo de superar su enfermedad.

Medicamentos para disminuir los Síntomas

El consumo de ciertos medicamentos pueden ser de gran ayuda cuando se presentan varios de los síntomas característicos de este síndrome. Mantener al paciente cómodo en lo posible es importante para ayudarlo a mantener su resolución de superar el alcoholismo.

Algunos de los fármacos recomendables son los siguientes:

  • Acramprosato: este medicamento ayuda a equilibrar la química del cerebro, favoreciendo de manera sustancial la disminución de los síntomas del síndrome de abstinencia.
  • Naltrexona: es un fármaco que ayuda a disminuir la ansiedad de consumir alcohol.
  • Topiramato: este medicamente es muy importante, pues ayuda a prevenir la migraña y disminuye las posibilidades de que el paciente presente convulsiones. A través de este fármaco, se puede conseguir el equilibrio químico y sináptico del cerebro; que se ha perdido debido al consumo excesivo de alcohol.
  • Ansiolíticos: son medicamentos que debe recetar el médico. Este fármaco puede ayudar en gran medida al paciente a mantenerse tranquilo y favorece el descanso.
  • Vitaminas: estas sustancias son esenciales para el cuerpo y en medio del síndrome de abstinencia alcohólica pueden ser de gran ayuda para fortalecer el organismo para superar los síntomas. La salud se ve diezmada por el consumo excesivo de alcohol y esto incrementa las posibilidades de sufrir graves síntomas al abandonar el consumo; así que es importante tratar de proveerle al cuerpo de sustancias que lo ayuden a mejorar su condición.

Siempre resultará importante que el paciente cuente con monitoreo de un especialista, quien es el personal calificado para recetar los medicamentos pertinentes conforme se presenten los síntomas.

Tratamientos Complementarios

Para que el paciente pueda superar el síndrome de abstinencia y disminuir la intensidad de los síntomas, se recomienda también lo siguiente:

  • Dieta Balanceada: el consumo de alimentos de una manera equilibrada ayudará al paciente a fortalecer su cuerpo y a combatir eficientemente los síntomas de este síndrome. Es sumamente importante incluir en la dieta una gran cantidad de frutas, vegetales y agua.
  • Monitoreo constante: es necesario que el paciente se encuentre bajo la vigilancia de una persona responsable de su cuidado para evaluar su evolución, ayudarlo y buscar asistencia médica en caso de ser necesario.