Qué protector solar biodegradable comprar para el verano

Super consejos para elegir que factores utilizar en las Cremas de Protección Solares

Es de conocimiento general que el sol es indispensable para la vida. Gracias a los rayos del sol, es posible prácticamente todas las formas de vida que habitan en el planeta, tanto la animal como la vegetal. Incluso, para el ser humano es importante, pues es la fuente principal de vitamina A, que estimular y fortalece el sistema inmune del organismo.

Sin embargo, siempre es necesario tener en cuenta que una exposición exagerada a los rayos del sol pueden ocasionar graves problemas en la piel, desde pequeñas manchas hasta cáncer muy agresivo. Así que si bien es beneficioso disfrutar de las propiedades del sol, resulta indispensable proteger la piel de las complicaciones que podrían conllevar los rayos solares a largo plazo.

¿Qué es el Factor de Protección Solar y para que sirve?

El factor de protección solar, también conocido como SPF, es el índice de defensa con la que cuenta un producto cosmético en contra de los rayos del sol. Cada piel es diferente, por lo tanto algunas pieles son más propensas a ser afectadas por el sol que otras; he aquí la diferencia esencial del factor de protección que se debe utilizar para mantener la piel saludable y a la vez aprovechar los beneficios del sol.

Según el color de la piel, se tiene mayor o menos resistencia al sol. Cuando se trata de una piel muy clara, se dice que tiene una resistencia de 10 minutos de exposición al sol antes de comenzar a quemarse, si se trata de un sol intenso. Pero conforme el tono de la piel oscurece, se añaden 10 minutos más de resistencia. Esto implica que entre más blanca la tez de una persona, más rápidamente necesitará de defensa en contra de los rayos del sol y dependerá del factor de protección solar, la cantidad de tiempo que puede recibir rayos solares sin verse afectado.

¿Qué Factor de Protección Solar utilizar?

Para elegir cuál el índice de protección que se necesita para proteger la piel del sol, es importante tener en cuenta: índice de UV, cantidad de tiempo que se estará expuesto al sol y el tipo de piel que se posee. En cuanto más clara es la piel, menos tiempo puede exponerse al sol sin protección y en cuanto más oscura, más tiempo puede recibir rayos solares.

Así mismo, es importante destacar que la intensidad del sol influye de manera determinante en la protección que se debe mantener. Si la intensidad es baja, no será necesario el uso de cremas con protección solar; mientras que si la intensidad es media, la protección es necesaria, y si de intensidad alta, la protección es obligatoria.

Que crema son ideales para los niños y cuales para adultos

Las cremas con factor de protección solar poseen un número, que puede ser del 2 al 100, usualmente 8, 15, 30, 50 y 100. El número que manifiesta el producto expresa la cantidad de veces que puede proteger la piel, en relación al tiempo que por el tipo de piel posee. Así, en un contexto con sol intenso una piel clara puede resistir hasta 10 minutos sin quemarse, al hacer uso de una crema con factor de protección 8, tendrán 8 veces más tiempo de proteción; es decir, 80 minutos. Mientras que si la piel es oscura y puede mantenerse en exposición hasta 25 minutos, con una crema con SPF de 10, podrá permanecer en exposición durante 250 minutos.

De esta manera, resulta trascendental poder determinar todos los factores que influyen en la situación de exposición al sol, para determinar que tipo de defensa se requiere. Y en el caso de superar el tiempo de protección, se debe volver a colocar el producto sobre la piel para permanecer protegido.

¿Cuál es la Función de las Cremas con Factor de Protección Solar?

La piel, a pesar de ser un tejido bastante resistente, puede verse muy afectado cuando se expone de manera exagerada a situaciones extremas, por ejemplo el sol. Las quemaduras ocasionadas por los rayos del sol no son extrañas y son muy dolorosas; además, cuando la exposición intensa a los rayos solares se vuelve costumbre se pueden ocasionar graves daños en el tejido dérmico.

Muchas veces no es posible ocultarse del sol, por lo existen productos cosméticos que intentan reducir el impacto de los rayos del sol en la piel, cremas con protección solar. Con el uso de estos productos, se puede mantener la salud de la piel; evitando el cáncer, reduciendo las arrugas, evitando las manchas y mucho más.

De esta manera, las cremas con factor de protección solar resultan muy beneficiosas cuando se trata de exposición al sol. Hay que tomarlas en cuenta sobre todo en la época de verano y cuando se esté en una zona geográfica donde el sol sea más intenso, por ejemplo en las costas.

¿Cómo aplicar la Crema con Factor de Protección Solar?

Primero que nada hay que determinar tiempo de exposición, tipo de piel e intensidad de los rayos del sol. A mayor tiempo y mayor intensidad, se requiere mayor protección; sobre todo si la piel es clara, de ser oscura, la protección puede ser inferior. A sabiendas del tipo de factor de protección UV que se utilizará, se tienen que tener en cuenta las siguientes recomendaciones para aplicar la crema protectora:

  • La piel debe estar seca y limpia antes de aplicar el producto.
  • La crema debe colocarse en la piel, preferiblemente, con una anticipación de 30 minutos antes de la exposición al sol; sobre todo si la piel se mojará en la playa o en la piscina.
  • No usar cremas de protección contra rayos UV que tengan más de un año; pues suelen perder su potencia. Así que estas cremas se deben adquirir por lo menos una vez al año.
  • A pesar de poseer protección solar, es conveniente evitar la exposición solar entre las horas del mediodía, de 12 a 3 de la tarde; sobre todo si la intensidad de los rayos del sol es alta.
  • Evitar el uso de productos que contengan alcohol como fragancias o perfumes cuando se va a exponer al sol; aunque se vaya a utilizar crema con protección solar.
  • Después de la exposición al sol, aplicar en la piel crema humectante; aunque se haya utilizado el producto de protección.