relajante muscular sin receta

¿Cuáles son los Efectos Adversos de tomar Relajante Muscular?

Los relajantes musculares son fármacos que pueden generar una distensión en la función músculo-esquelética del cuerpo. La manera cómo estos medicamentos logran realizar esta función es causando un efecto sobre los receptores nerviosos del sistema nervioso del organismo. Así que son drogas que inhiben los movimientos involuntarios de las músculos y el esqueleto.

¿Que tipo de Relajantes musculares podemos encontrar?

Existen dos tipos de relajantes musculares:

  • Los bloqueadores neuromusculares: son fármacos que se utilizan para las cirugías y actúan impidiendo la transmisión en la placa neuromuscular; es decir, que inhibe la comunicación entre el sistema músculo-esquelético y los receptores del cerebro. Esto favorece a que la persona permanezca inmóvil durante una operación quirúrgica.
  • Los espasmolíticos: son medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso para producir cierto impacto en los músculos del cuerpo, causando su distensión.

Al comprender qué es un relajante muscular, entonces se entiende que estos medicamentos no actúan directamente sobre los músculos sino que su impacto es el sistema nervioso del organismo. Esto quiere decir que son fármacos de uso delicado.

Riesgos de los Relajantes Musculares

Estos fármacos son recetados habitualmente, sin embargo, no significa que no se tenga en cuenta que éstos tienen efectos secundarios, sino que el efecto que causa sobre el organismo es necesario para que el paciente supere la condición o dolencia que está presentando.

Los efectos secundarios en los pacientes no son poco comunes. Se ha comprobado que por lo menos el 70% de la población se ve afectada por el impacto que tienen estos medicamentos en el organismo. Por ello, el especialista los receta sólo si considera que es completamente necesario según la situación del paciente en cuestión. Esto significa que sólo se deben tomar cuando los riesgos de ingerirlos son menores a los de no hacerlo.

Efectos Secundarios de los Relajantes Musculares

Los relajantes musculares sólo pueden ser administrados en un paciente bajo supervisión médica; su uso irresponsable puede llegar a causar impacto nocivo en la salud. Hay que tener en cuenta que al tomar relajantes musculares, esto no actúan de manera localizada sino general; por lo que tienen un impacto sobre todo el cuerpo. Algunos de los efectos adversos de estos medicamentos pueden ser los siguientes:

Somnolencia

Al tomar relajantes musculares, el fármaco tiene un efecto sobre el sistema nervioso, generando que todo el cuerpo se relaje de cierta manera que la persona comienza a sentir lo que se puede entender como sueño o pesadez.

Debilidad

Mientras dure el efecto de este medicamento en el organismo, la persona no tendrá la fuerza o la energía usual en su cuerpo. Así que sentirá mucho más débil de lo habitual. Esto le impedirá realizar sus actividades cotidianas bajo el efecto de los relajantes musculares.

Mareo

En algunas personas, se pueden presentar mareo, vértigo o desorientación. Esto es causado por el efecto que tiene el fármaco sobre el sistema neurológico.

Ronquidos

Al estar bajo el efecto de relajantes musculares, también los músculos del cuello se distienden; esto puede generar que durante las horas de sueño la persona experimente ronquidos.

Convulsiones

Este efecto se puede dar si hay una sobredosis de relajantes musculares. El organismo no puede manejar de manera adecuada una dosis muy alta de este tipo de fármacos. En casos graves puede llegar a inducir al coma o efectos adversos sobre la respiración, que pueden poner en riesgo la vida del paciente.

Dependencia

Algunos relajantes musculares como el carisoprodol, puede llegar a causar adicción si se toma por un tiempo prolongado.

Empeorar Enfermedades

Los relajantes musculares causan un efecto muy nocivo en personas mayores de 65 años que padecen de condiciones como cardiopatías, problemas en el hígado y glaucoma. Este tipo de condiciones pueden empeorar al ingerir este medicamento; sobre todo en combinación con los tratamiento para estas enfermedades.

Limitan la Capacidad de Reacción

Cuando se está bajo los efecto de los relajantes musculares, pensar y actuar con claridad es bastante complicado; sino imposible. Se debe a la inhibición que causa en el sistema neurológico.

¿Cuándo se pueden tomar Relajantes Musculares?

Estos medicamentos se pueden administrar siempre y cuando se esté bajo la supervisión del médico especialista. Y solo se puede hacer teniendo en cuenta que se debe ingerir sólo aquel que haya recetado para la condición específica y que en caso de que en un futuro esta condición se repita, no se puede tomar el mismo tratamiento sin ante haber consultado con el doctor.

Recomendaciones en caso de tomar Relajantes Musculares

Si el médico especialista ha recetado este fármaco, al considerar que son necesarios para el paciente a pesar de los efectos secundarios; se pueden tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • No conducir, ni realizar actividades que requieran concentración, ni tampoco esfuerzo físico.
  • Tomarse un descanso si se siente nauseas, mareos, debilidad o somnolencia.
  • No mezclar con ningún otro tipo de medicamento.
  • Evitar por todos los medios de no ingerir alcohol junto con este medicamento, o mientras se esté bajo el efecto del mismo.
  • Mantener este fármaco fuera del alcance de los niños y mascotas.
  • Bajo ninguna circunstancia tomar una dosis superior a la que ha sido recomendada por el médico especialista.
  • Tomarlos sólo durante el período que fue indicado por el personal médico.
  • No repetir el tratamiento, ni recomendarlo a alguien más.

Alternativas a los Relajantes Musculares

Cuando se tienen fuertes dolencias, contracturas o tensión muscular excesiva, es usual pensar en los relajantes musculares. Sin embargo, no es recomendable hacer uso de estos fármacos si no han sido recetados de manera expresa por un médico especialista.

Así que al padecer de molestias en los músculos, lo mas aconsejable es buscar una alternativa natural que ayude a superarlas, que no represente riesgos para la salud. Existen variedad de tratamientos naturales que pueden favorecer la mejoría de los músculos; algunos de ellos son los siguientes:

  • Uso de tratamientos térmicos: colocar en los músculos afectados frío o calor beneficia a la circulación y oxigenación de la zona; además de causar un efecto sedante inmediato. Alternar comprensas con frío y caliente también es muy eficiente.
  • Infusiones: ingerir tés de efectos sedantes como valeriana, manzanilla y otras.
  • Aceites: colocar aceites relajantes como romero, lavanda, eucalipto, menta, entre otros.