relajar las piernas cargadas después de entrenar

Tips para descontracturar los músculos de la pierna

Las contracturas musculares pueden ocurrir por varias razones, entre esas tenemos el paso rápido de reposo de un músculo a un movimiento activo muy atropellado o el cansancio durante el día y se agrava si existen varices. En caso de padecerlas, el aumento de tensión del musculo, las malas posturas o las acciones mal ejecutadas, además de la falta de ejercicio, es una de las primeras razones por las cuales se puede contractuar un músculo.

¿Porque pueden aparecer contracturas en los miembros inferiores?

Existen diferentes músculos en el cuerpo, pero resulta que uno de los que fácilmente puede sufrir de contractuarse es la pierna, ya sea la derecha o la izquierda. Ellas son las que nos permiten movimientos como caminar, bailar, movernoso pararnos de puntas, definitivamente podemos lograr muchas cosas con nuestras piernas. Sin embargo, aunque en ellas hay músculos que definitivamente son para exactamente estar en movimiento, eso no impide que pueda sufrir de contractuarse y cuando esto ocurre es bastante engorroso seguir con las labores diarias. Por lo mismo tenemos algunos métodos para que puedas resolver esta situación.

Conoce algunos tips para descontractuar los músculos de la pierna

Caminar dando paseos a velocidad media

Algo tan simple como caminar, puede ayudarte a relajar un músculo como es el de la pierna. Comienza suavemente a caminar poco a poco, puedes darle varias vueltas a una plaza o a la manzana por donde vives. De por sí caminar es bastante saludable. Puedes aumentar la velocidad poco a poco, de esta forma tu pierna volverá a tener movimiento poco a poco. Al principio puede doler, pero este dolor desaparecerá mientras vayas dando tus pasos.

Aplicar toallas calientes de manera moderada sobre la pierna

Es una de las más recurridas, puesto que el agua caliente es bastante relajante y definitivamente lo que deseamos es relajar el músculo de la pierna, además es un buen analgésico. Las toallas calientes, insisto, se colocan de manera moderada. Éstas no deben estar hirviendo, debemos recordar que los músculos de nuestra pierna superficialmente tienen piel y no deseamos quemaduras de primer grado.

Masajes en el área afectada

A todos nos gustan los masajes, ya que ellos suelen quitar el estrés. En este caso, también sirve para descontractuar los músculos de la pierna. Estos masajes se pueden hacer de forma circular, con la punta de tus dedos. Además, puedes dar pequeñas palmadas suaves. Es algo que puedes hacer tu mismo, aunque también podrías solicitar ayuda de alguien cercano. La idea es que los masajes sean sutiles, no quieres terminar peor de como empezaste.

Estirar la pierna hacia arriba

En este caso, cuando sentimos dolor de pierna, podemos recostarnos, ya sea en la cama o en un mueble y colocar las piernas hacia la pared. Luego debes dejarlas así boca arriba por unos 20 minutos, luego flexionar lentamente varias veces. Trata de no hacer movimientos bruscos, vas a flexionar muy lentamente y tomar unos descansos. Puedes hacer 4 series de 8 movimientos.

Movimientos suaves y respiración profunda

Hay ciertos movimientos que ayudan a descontractuar las piernas, como flexionar suavemente la pierna hacia la derecha e izquierda sutilmente. Al mismo tiempo, puedes ir respirando profundamente. El respirar profundamente y exhalar, ayuda a oxigenar el cerebro. Nuestro cerebro es quien envía la información a todo nuestro cuerpo. Así que nos interesa que el cerebro esté bien oxigenado. Además de ayudarnos a descontractuar, la pierna también puede ayudar a relajarnos y si hay algún tipo de dolor de cabeza por estrés, lo más seguro es que desaparezca.

Colocar la pierna en agua fría con hielo

Así como el agua caliente ayuda a descontractuar, el agua helada también. Resulta que el agua helada tiende a quemar un poco y causa un efecto de relajación. Esto no debe pasar de 20min, no olvides colocar bastante hielo, ya que el agua fría no es suficiente, esta se va poniendo a temperatura ambiente. La idea es que el agua esté muy fría y el hielo es lo que puede ayudar con eso.

Las aguas termales

Además de ser relajante, será un grandioso paseo ir a las aguas termales. Podemos recurrir a ellas si necesitamos relajar los músculos de nuestra pierna, además que es un plus si también haces movimientos dentro de las aguas termales, es una especie de físico-terapia.

Posición de mariposa

Si alguna vez has hecho yoga o ballet, sabrás de que hablo aquí. Debes sentarte y cruzar tus piernas de forma que la planta de tus pies queden pegadas, moverlas hacia abajo y nuevamente arriba como si fuera una mariposa. Un rato de este ejercicio puede ayudarte a descontractuar el musculo de tu pierna.

Tomar algún relajante muscular

En algunos casos, cuando el dolor es muy fuerte y nada natural te ha servido, puedes optar por tomar un medicamento que te ayude a relajar tus músculos. No es algo que vas a tomar por costumbre. Únicamente cada vez que te duela una pierna, lo tomarás. Esto solo es para casos muy fuertes, es importante tomarlo cuando sea necesario.

Hacer el respectivo calentamiento antes de hacer ejercicio

Lo primero que debemos hacer para evitarnos una contractura muscular, es simplemente calentar antes. Si alguna vez hiciste educación física, sabrás que es necesario el pre calentamiento para comenzar a hacer deporte o algún ejercicio. Cuando nos saltamos este paso nuestro cuerpo está en un estado frío y de un momento a otro hace alguna fuerza o un movimiento extraño, por lo tanto es más probable que el músculo sufra algún daño. Recuerda hacer ejercicios luego del calentamiento, lo que te ayudará a disminuir los dolores de piernas. Tal vez duela al principio, pero tu cuerpo se irá acostumbrando y será más fácil evitar cualquier tipo de contracción o dolor.

Todas estas recomendaciones son para ayudarte a descontractuar los músculos de tu pierna. Por supuesto, es recomendable hacer el respectivo calentamiento, pero si no lo hiciste o quizás aun haciéndolo tuviste una contractura muscular, estos tips te van ayudar a que tu cuerpo vuelva a la normalidad. En este caso el músculo de tu pierna recuperará su movimiento, elasticidad y puedas volver a la funciones de tu día a día.