Importancia de la elaboración de un esquema de plan de marketing

¿Cómo elaborar el esquema de un plan de marketing para una empresa comercial?

Cuando hablamos de un esquema de plan de marketing, nos referimos a un documento qué menciona los diferentes aspectos de una empresa o negocio, como parte de un mismo conjunto pero de manera esquematizada, ya que de esta forma es posible enfocar las diferentes necesidades qué tienen sus elementos.

Ninguna empresa o negocio puede sobrevivir sin haber antes elaborado un esquema acerca de un plan de marketing, ya que es de esta manera, en que se pueden unir esfuerzos y al mismo tiempo coordinar los procesos por el cual atraviesa un negocio, desde que se concibe el producto hasta que llega a manos del cliente. A continuación, veremos la importancia de un esquema de plan de marketing y sus elementos.

Importancia de la elaboración de un esquema de plan de marketing

Sin importar que una empresa sea grande o pequeña, todas deben establecer un objetivo el cual marca el camino por el que deben conducirse. Sin embargo, esto no debe confundirse con objetivos de ventas. Algunas empresas cuando establecen sus metas comerciales sólo se limitan al aspecto operativo, es decir, únicamente a las ventas, cuando en realidad deben considerarse todos los aspectos que unifican al negocio en sí. Para eso se elabora un plan de marketing.

Este involucra todos los elementos de la empresa, coordinándolos entre ellos para que trabajen en función del mismo objetivo. De esta manera, el tiempo, el esfuerzo y el dinero será invertido de una manera mucho más eficiente. Finalmente nos ayudará a tomar decisiones en diferentes áreas sin que estas afecten de manera contraria a las otras pues todas están trabajando en la misma dirección.

Elementos de un esquema de plan de marketing

Si lo que necesitamos es elaborar el plan de marketing de una empresa entonces debemos mencionar de forma esquematizada cada uno de los elementos que componen el conjunto, es decir, los elementos de la empresa. A continuación, presentaremos los elementos básicos que deben estar presentes en un esquema para la elaboración de un plan de marketing.

Clientes objetivos

Uno de los elementos importantes presentes en el esquema de un plan de marketing, es el cliente objetivo, es decir, aquel cliente al cual van enfocados nuestros productos o servicios. ¿Por qué es necesario establecerlo como un elemento? Es simple, ya que el resto de los elementos que forman el conjunto de la empresa se van a enfocar en este punto, trabajaran en pro de quién es nuestro público y cómo atraerlo.

Para llevarlo a un contexto más real, es posible elaborar un bosquejo que incluye información demográfica, motivaciones, necesidades, preferencias y otros aspectos similares que reúne el cliente objetivo o ideal. De esta manera resulta mucho más fácil visualizarlo.

Estrategias de venta

Este elemento se relaciona estrechamente con el que mencionamos anteriormente ya que cualquier estrategia de venta siempre va a ir enfocada en el cliente que se ha establecido como objetivo previamente es decir nuestro público ideal.

Toda estrategia de venta debe enfocarse en la captación masiva y cualificada de clientes potenciales con la menor cantidad de presupuesto posible, de manera que por medio de la publicidad tanto en el marketing convencional como en el marketing digital, la inversión no se eleve por encima de las ganancias. Desde luego también debe establecerse el recurso humano que va a dedicarse a promover los productos y la marca de la empresa.

Finalmente todos estos aspectos deben estar finamente organizados y coordinados para alcanzar los objetivos de la empresa, que engloban cuántos clientes captar en determinado tiempo, cuántas ventas han de realizarse en promedio y qué margen de ganancia obtener.

En este punto, también es necesario plantear el precio de los productos para que sean capaces de competir y generar ingresos. De igual manera, establecer promociones y ofertas especiales para atraer más clientes.

Plan de distribución

Un plan de distribución debe estar enfocado en cómo el cliente adquiere los productos ofrecidos por la empresa de manera eficiente. Este plan debe mencionar de forma especifica cada uno de los pasos desde el momento en que se concreta la venta hasta que el producto está en manos del cliente. Esto incluye el almacenamiento, la organización del stock y las lineas de distribución disponibles cuando se trata de entregas remotas.

Posicionamiento

En este punto, es necesario establecer la posición que tiene la empresa actualmente, en comparación con marcas similares con el propósito de establecer estrategias que ayuden a escalar posiciones tomando en cuenta las preferencias del público respecto a la competencia. Es decir, debemos preguntarnos por qué el cliente debe adquirir nuestro producto, qué ofrecen otras marcas que la nuestra no y cómo mejorar la oferta.

Para conseguirlo es necesario estar al tanto de nuestros competidores más cercanos, aquellos que consiguen mayor índice de ventas en comparación con nosotros  y estudiar las estrategias de venta que ellos aplican y de qué manera podemos superarlas.

Proyecciones financieras

En este último elemento convergen todos los demás, ya que es aquí donde se proyectan todos los objetivos individuales en pro del objetivo general de la empresa. De esta forma podemos observar de qué manera se organizan los diferentes aspectos del negocio y cómo alcanzan sus respectivas metas.

La importancia de tener proyecciones financieras, responde a la necesidad de visualizar, monitorear y cuantificar los logros de manera individual para poder optimizar las estrategias o rediseñarlas en el caso de no conseguir los resultados esperados.

Resumen ejecutivo

Una vez que hayamos elaborado un esquema de plan de marketing, será necesario generar un resumen ejecutivo que abarque todos los elementos del plan de marketing de forma breve y comprensible qué servirá de referencia a cada uno de los miembros de la empresa como empleados, asesores, entre otros.

Debemos considerar que no hay un plan de marketing igual a otro, cada empresa establece sus propios objetivos en base a sus necesidades específicas y los elementos que componen su negocio. De igual manera los objetivos deben ser tanto ambiciosos como realistas es decir podemos aspirar llegar al cielo siempre y cuando tengamos las herramientas suficientes para lograrlo.

Finalmente debemos estudiar de manera constante las fortalezas y debilidades, es decir todos aquellos factores que ayudan a promover los objetivos de la empresa y todos aquellos que por el contrario no lo hacen.