Qué es el inbound marketing

Metodología del inbound marketing que puedes aplicar a tu empresa

Para cualquier empresa en la actualidad que pretenda incrementar de manera eficiente y constante sus ingresos, es necesario que aplique alguna estrategia de marketing. Ahora bien, con toda la tecnología que tenemos hoy en día  a nuestra disposición, sumado al flujo constante de personas en las redes sociales y otros medios digitales, es casi una locura no sacar el máximo provecho de ello para el propósito de nuestra empresa. Pues eso es lo que propone el inbound marketing, que desecha las antiguas estrategias de marketing, donde es la empresa quien busca al cliente, y por el contrario, crea una metodología que atrae al cliente a la empresa por su propia iniciativa. Veamos más adelante cómo el inbound marketing hace esto posible.

¿Qué es el inbound marketing?

El término de inbound marketing se acuñó por primera vez en el año 2005 por el cofundador y CEO de HubSpot, Brian Halligan. Poco tiempo después, comenzó a popularizarse y su metodología se ha implementado desde entonces por cientos de empresas que adoptaron esta nueva forma de marketing.

El inbound marketing, es una estrategia que procura captar la atención del cliente a través de contenidos relevante que agrega valor a cada una de las etapas por las que atraviesa. El punto de dichas estrategias, es que se enfocan en un estilo de mercadeo no intrusivo, en donde es el cliente quien busca a la empresa por a través de diferentes medios, como redes sociales, motores de búsqueda, blogs, entre otros.

Es aquí donde el inbound marketing cobra vida: el cliente tiene una necesidad, se vale de diferentes medios digitales para conocer cómo saciarla y encuentra nuestro producto. Pero, no es un truco de magia que ese cliente haya sido capaz de encontrarnos, es necesaria la implementación de dichas estrategias, la que conseguirá posicionarnos entre las primeras opciones.

Claves del inbound marketing

Existen algunos elementos que son indispensables para poner en marcha el inbound marketing y así obtener de ellos el máximo provecho para dar a conocer nuestra empresa o negocio.

Entre estos elementos encontramos la creación de contenidos, los cuales deben tener por objetivo atraer a los clientes potenciales por medio de blogs, artículos, vídeos, entre otros, que contengan información relevante sobre las necesidades que tiene el cliente y que nuestro producto puede satisfacer. Al mismo tiempo dicho contenido debe ser natural, no debe exponer el producto  de manera explícita sino proporcionar información interesante y de relevancia sobre el mismo y sus diferentes usos, propósitos o beneficios.

Otro de los elementos del inbound marketing es la personalización.  debemos tomar en cuenta que los clientes atraviesan por diferentes etapas a medida que interactúan con nuestro negocio o empresa, por lo que es necesario aplicar diferentes estrategias de marketing en cada una de ellas. Es aquí donde los mensajes que se le hacen llegar al cliente son mucho más personalizados, dependiendo del tipo de cliente y la etapa en la que se encuentre, para qué su experiencia con el producto sea mucho más significativa.

El último elemento clave del inbound marketing es la viralización, la cual consiste en la propagación de la marca, imagen o producto de la empresa. Para ello, es ideal utilizar las redes sociales, pues a través de ellas podemos dar con el cliente ideal y que finalmente sea éste quien propague la información y lo valore positivamente.

La analítica tras el inbound marketing

todo lo mencionado anteriormente ocurre gracias al análisis que existe detrás del inbound marketing. Ya que es a través de este proceso qué se obtiene información detallada del tráfico de usuarios, el cual es captado por el contenido que ponemos a disposición. A partir de este momento, se generan estadísticas en base a la información que proporcionan los usuarios y nos permiten saber qué campañas funcionan más que otras, cuántos clientes potenciales obtenemos y cuántos de ellos se transforman en clientes.

Objetivos del inbound marketing

El objetivo principal del inbound marketing, es romper con la antigua estrategia de mercadeo y propulsar la marca por medio de nuevas metodologías a través de medios digitales, que a su vez involucra un mayor y variado alcance de los productos. Su intención es llegar al público ideal de una manera natural y transformarlo de ser espectadores a clientes para que finalmente sean ellos mismos quienes propaguen la marca.

Etapas del inbound marketing

A pesar de lo que en teoría esta estrategia propone, no es tan sencilla como parece, ya que es necesario atravesar por diferentes etapas, cada una de ellas igualmente importantes, para qué se logren los resultados propuestos. A continuación, presentaremos las etapas del inbound marketing.

Etapa de visibilidad

Esta es la primera etapa y una de las más importantes, ya que es donde todo el proceso del inbound marketing comienza. Se trata de ofrecer contenido de importancia a través de diferentes medios (ya lo hemos mencionado anteriormente cuando hablamos de los elementos del inbound marketing). Pues bien, en este punto recibimos un tráfico de personas que se interesan en dicho contenido debido a que tienen una necesidad que estratégicamente nuestro producto puede satisfacer. Sin embargo, no todo usuario que llega a este punto es necesariamente un cliente en potencia, para ello debe pasar por la siguiente etapa, la etapa de captación.

Etapa de captación

En esta segunda etapa, es donde separaremos aquel usuario regular del cliente en potencia u oportunidad de negocio. Para ello, le ofrecemos un contenido personalizado a todo aquel usuario que realmente esté interesado en conocer más del producto o la marca. Suele utilizarse para este propósito un formulario en dónde el futuro cliente rellena sus datos y la empresa puede interactuar de una manera más directa y personalizada con el cliente. Recordemos que mencionamos este punto en los elementos del inbound marketing.

Etapa de fidelización

La etapa final del inbound marketing, tiene como propósito transformar esa oportunidad de negocio en un cliente consolidado. Sin embargo, esto no termina aquí, como parte de una misma estrategia, se quiere que sea el mismo cliente quién promocione la marca y sus productos en base a su experiencia.