Parapente, una actividad que te dejará sin aliento

Tabla de contenidos

¿A quién no le gustaría vivir una experiencia cercana a volar? Pero no estamos hablando de un avión, donde la experiencia es mucho más impersonal y donde no sentimos el viento rosando nuestra cara. No, nos referimos a vuelos en parapentes.

En realidad hay muchas formas de disfrutar de un paseo por las alturas, pero en nuestra opinión, hacerlo en parapente es de las más emocionantes y divertidas, además de estar al alcance de todos. Solo necesitas no tenerle fobia a las alturas y llevarte bien con la adrenalina, pues habrá mucho de eso en esta aventura.

El día de hoy queremos que conozcas todo sobre el parapente como un entretenimiento turístico y cómo prepararte para vivir esta extraordinaria experiencia.

Mi moto jala para un lado ⬅️➡...
Mi moto jala para un lado ⬅️➡️😱

¿Qué es un parapente?

Cuando hablamos de parapente, no nos referimos al equipo con el que se realiza la actividad, sino que es el nombre que recibe esta disciplina. Antes de ser considerada un deporte extremo y una actividad recreativa para turistas, era la solución que los habitantes de las montañas le encontraron para llegar a toda prisa al pueblo que normalmente se encontraba en el pie de la montaña. De esta forma, no perdían tanto tiempo en hacer el recorrido completo, ya que bajar solo les tomaba algunos minutos.

Posteriormente se fue popularizando, hasta nuestros días, donde las personas pagan por vivir esa experiencia.

Los vuelos de parapentes se realizan con equipo especializado, el cual consta de un gran paracaídas y un sistema de cuerdas que le permite al piloto maniobrar junto con el viento. El equipo puede llegar a pesar 20 kilogramos y no cuenta con ningún tipo de motor, por lo que se considera como ligero.

En las zonas turísticas que se encuentran a gran altura, es común ver que se practique este deporte y se invite a los turistas a disfrutar de él. Pero también se puede practicar parapente saltando de un avión.

¿Cuáles son los riesgos de volar en parapente?

No te vamos a mentir, todos los deportes extremos y actividades que impliquen grandes alturas conllevan un riesgo. Sin embargo, las personas nunca saltan al vacío solas, siempre lo hacen en compañía de un instructor especializado que tiene todo el control de lo que sucede antes y durante el vuelo.

Puede Interesarte...   Los 8 trenes más lujosos del mundo

Sin embargo, si estás interesando en realizar esta actividad, procura siempre contratar los servicios de una empresa especializada que cuente con la certificación el reconocimiento de las autoridades. Hay muchos aficionados que ofrecen sus servicios a menor precio y sin ningún tipo de garantía de lograr un vuelo exitoso. 

Cómo aprender a volar en parapente
Cómo aprender a volar en parapente

Condiciones para poder tener un vuelo seguro

Por suerte, tú no tienes que estar al pendiente de las condiciones requeridas para emprender el vuelo, ya ese es el trabajo de los profesionales. Pero de todas formas vamos a darte a conocer algunos detalles implicados en la seguridad de este maravilloso deporte y actividad recreativa.

No importa si has agendado tu vuelo con varios días de anticipación, si el clima no es favorable, tu turno será suspendido hasta que las condiciones sean las adecuadas. Durante fuertes ventiscas y lluvia será imposible saltar, ya que esas condiciones podrán afectar la maniobrabilidad del paracaídas.

Aunque el día sea soleado y perfecto para realizar saltos, se puede llegar a suspender la maniobra si el viento está soplando en una dirección poco favorable. Tampoco será posible volar si en cualquiera de los puntos, ya sea el despegue o el aterrizaje, está cubierto por niebla, pues la visibilidad es fundamental para realizar un viaje seguro.

El peso es otro factor importante, ya que hay que tomar en cuenta que la persona no está volando a solas, sino que lo hace en compañía del guía, lo que al final es un peso considerable. La carga máxima que puede resistir un paracaídas depende mucho de la marca y el modelo, por lo que los límites de peso serán establecidos previamente por la compañía que ofrece el servicio.

Todo lo que necesitas para poder volar en parapente

Te has levantado muy temprano y sabes que hoy vas a volar parapente, por lo que seguro pensarás, ¿qué voy a necesitar para esta actividad? Bien, nosotros estamos aquí para despejar tus dudas al respecto. No debes olvidar que se trata de una actividad deportiva, por lo que se recomienda llevar una vestimenta cómoda y ligera. Lleva un calzado cubierto, que te ajuste muy bien para evitar que lo pierdas en tu recorrido.

Puede Interesarte...   8 destinos internacionales más económicos que puedes visitar este verano

Puedes llevar gafas para el sol, pues la claridad que experimentarás posiblemente no te permita disfrutar de la vista. Si deseas documentar tu viaje, lo más recomendable es que lo hagas con un Selfie Stick, lo que es mucho más fácil de maniobrar, corres menos riesgo de soltar tu dispositivo móvil y te brindará mejores tomas.

Y listo, realmente no necesitas nada más para saltar en parapente, solo no olvides dejar el miedo en casa y procura disfrutar al máximo la experiencia.

Volar en parapente, una experiencia relajante
Volar en parapente, una experiencia relajante

¿Cuánto tiempo dura?

El tiempo que dura un paseo en parapente puede variar según la zona y la compañía donde hayas comprado el paquete. Normalmente este tipo de actividades suelen durar una hora. También hay saltos de 45, 30 y hasta 15 minutos, siendo estos los de menor duración.

A pesar de que no hay un motor involucrado para generar altura y básicamente se trata de una caída controlada, los especialistas que funcionan de guías saben cómo aprovechar el efecto del viento para elevarse o mantenerse en el aire por mucho más tiempo, de esta manera lograr recorridos de 60 minutos o más. 

¿Cómo se puede describir la experiencia de volar en parapente?

No te vamos a mentir, al principio es posible que te sientas un poco intimidado o intimidada por la experiencia, y los nervios aparecen desde el primer momento es que aprecias la vista y la caída de la montaña. Mientras te vas poniendo los implementos de seguridad, la intensidad de los nervios aumenta, ¡se acerca el momento! Luego sueles escuchar las indicaciones del instructor para mantener un vuelo seguro y lo que sigue es el salto.

Lo primero que experimentas cuando estás en el aire es cómo tu estómago se encoge, el miedo natural y la adrenalina comienza a invadir tu cuerpo, para muchos quizá no de las sensaciones más agradables, pero con el paso de los minutos comenzarás a disfrutarlo con tranquilidad.

Cuando los nervios desaparecen puedes sentir el aire golpeando tu rostro con suavidad, puedes sentirte parte del panorama, uno con la mismísima tierra. Estamos seguros de que lo vas a disfrutar.

Al finalizar, cuando se acerca el aterrizaje, se vuelve a sentir un poco de nervios, pero una vez que hayas pisado tierra firme nuevamente, sentirás alivio y muchas ganas de volver a saltar, te lo garantizamos.