quitar humedad paredes interior viviendas

Consejos fáciles para reparar una pared de yeso con humedad

El yeso es un material común en la albañilería, ya que brinda acabados impecables en las paredes y techo. Sin embargo, es un material susceptible a la humedad, al punto de deteriorarse rápidamente al contacto con ella. Por suerte, la presencia de humedad en el yeso es fácilmente observable y su reparación es bastante sencilla, siempre y cuando los daños no se hayan prolongado mucho en el tiempo.

Detectar la humedad en paredes de yeso

Los problemas de humedad en paredes de yeso son bastante evidentes, ya que se manifiestan en muchos casos con la deformación del material y la aparición de manchas que pueden ser de menor a mayor tamaño dependiendo de la fuente.

Manchas de humedad:

Estas manchas resultantes de la humedad, tienden a aparecer en los extremos inferiores y superiores de las paredes, al igual que en las esquinas. Suelen ser amarillentas o marrones a medida que se agrava el problema.

En las paredes de yeso pintadas o tapizadas, se puede apreciar el desprendimiento del material sobre las manchas de humedad, ya que bajo estas condiciones se les imposibilita mantener la adherencia del mismo.

Moho:

El moho en paredes de yeso indica un problema de importancia no solo para la integridad del material y de la estructura en sí, sino también para la salud de las personas que habitan el hogar. Es muy simple determinar la presencia del moho en las paredes, ya que se trata de un conjunto de manchas en tonos oscuros entre verdes y negras con aspecto poroso. Estas pueden extenderse a medida que pasa el tiempo, haciendo cada vez más difícil la reparación de la pared.

Causas y diagnóstico a tener en cuenta antes de reparar la pared

Lo primero que debemos tomar en cuenta ante un problema de humedad en nuestras paredes, es determinar la fuente de la misma para proceder a establecer un diagnóstico y repararlo. En la mayoría de los casos, podemos echar mano de nuestras habilidades para ello, pero si tenemos dudas podemos consultar con un profesional.

Aguas estancadas:

El contacto de nuestra pared de yeso con aguas estancadas, desencadena el proceso de deterioro del material rápidamente, afectando gran parte de su superficie a medida que el contacto se prolongue. Es imperativo evitar escenarios de este estilo si queremos conservar la integridad de la estructura.

Filtraciones:

Las filtraciones o pérdidas de las cañerías, son de las causas más comunes de humedad en nuestras paredes y también las más complicadas de tratar, pues debe abrirse la pared para localizar el origen de la filtración, lo que implica una mayor extensión de los daños.

Falta de ventilación:

La humedad prolifera con mayor rapidez en habitaciones de menor ventilación, por lo que las paredes de yeso expuestas a estas condiciones pueden deteriorarse con facilidad. Abrir ventanas y puertas a modo de garantizar una mayor circulación de aire puede hacer la diferencia.

Reparación paso a paso

Una vez detectado y solucionado el problema de humedad, debemos dirigir nuestros esfuerzos a la reparación de nuestra estructura de yeso. El procedimiento puede variar según la extensión y la gravedad de los daños. Sin embargo, se trata de procedimientos sencillos con resultados exitosos.

Primer paso:

Para comenzar, debemos establecer la extensión y gravedad del área afectada. Si se encuentra tapizada se puede optar por retirar el material al igual que la pintura que pueda tener, al menos de manera superficial, sin aplicarse demasiado.

Si la sección dañada por la humedad es mínima, sólo debemos marcar el centro del área, la cual será recortada posteriormente. Si se trata de una mayor extensión o un daño más grande, debemos marcar el perímetro total de la sección dañada, pues deberá retirarse en su totalidad.

Si hay presencia de moho, sin importar su extensión, deberá aplicarse un tratamiento con lejía, restregando vigorosamente hasta desaparecer las manchas del hongo. Posteriormente se determinará qué sección de la pared debe retirarse considerando los puntos anteriores.

Segundo paso:

Una vez recortada la sección de pared correspondiente, debemos procurar brindarle ventilación por un plazo de 12 a 24 horas para detener el avance de la humedad en el resto de la pared. Podemos hacer uso de ventiladores para este proceso o secadores de cabello. Es importante procurar que el área a reparar se encuentre seca y limpia, por lo que es recomendable utilizar brochas para desaparecer el exceso de material que pueda desprenderse del yeso.

Debemos asegurarnos que los cortes realizados en la pared atraviesen por completo el grosor del yeso para que el aire pueda circular en el interior de la estructura.

Tercer paso:

A continuación, comenzaremos a reponer la sección de pared que fue retirada. Para ello, debemos ajustar el nuevo panel de yeso al tamaño y forma del agujero realizado anteriormente. Es necesario utilizar paneles de madera contrachapada o cualquier otro material indicado para este tipo de trabajos, para procurar una estructura de soporte a la que se fijará la nueva sección de yeso. Si el área a restaurar es pequeña, bastará con utilizar un par de listones de madera como soporte.

Es imprescindible que la estructura a la que se fija el nuevo panel de yeso cuente con el grosor adecuado para que no existan desniveles importantes; sin embargo, si no es lo bastante grueso, puede procederse a rellenar el faltante con masilla hasta que se consiga el nivel adecuado.

Cuarto paso:

A partir de este momento comenzaremos con los detalles finales de nuestra reparación. Ya hemos reemplazado la sección dañada de nuestra pared y debemos entonces brindarle una apariencia acabada para que armonice con el resto de la habitación. Debemos comenzar con lijar la nueva sección de yeso y sus alrededores para desaparecer los desniveles que pudieran existir.

A continuación debemos retirar los restos de pintura que permanezcan al rededor del área reparada para posteriormente volverla a pintar. Si se trata de una pared que estuvo tapizada, debe retirarse todo el material correspondiente a la sección reparada para retapizar continuando con la secuencia del diseño.

Prevención

Las paredes de yeso, además de ser una alternativa económica para el diseño de nuestros hogares, también nos brinda una ventaja sobre la humedad, ya que funcionan como aislantes y nos mantienen confortables. Sin embargo, como la humedad suele originarse de diversas fuentes, podemos brindarle una protección extra a nuestras paredes de yeso utilizando pinturas que previenen la humedad. Estas tienen un acabado poroso lo cual ayuda a que la humedad se evapore con facilidad y no permanezca en nuestra pared.

Ideas para cubrir una pared con humedad

Antes de cubrir las manchas de humedad de una pared debemos estar seguros que la humedad no volverá a brotar, sino todo lo que realizaremos sera en vano. Luego de que estemos completamente seguros de ellos pasaremos a la fase de cubrir nuevamente la pared para dejarla bien visualmente. Exsiten en el mercado varios tipos de productos que nos pueden llegar a ayudar para esta tarea.

  • Pladur para humedad
  • Yeso
  • Pinturas
  • Cerámicos
  • Papel vinilo