contractura muscular espalda duracion

Síntomas más Comunes de las Contractura en la Espalda: Tipos y Tratamientos

0
(0)

Una contractura muscular en la espalda es una lesión que cualquier persona puede sufrir y que de hecho todos alguna vez en la vida la suelen padecer. No es una afección grave, pero sí dolorosa y que requiere de una atención adecuada.

Porque se hacen contracturas en la espalda

Las contracturas más habituales se dan en la espalda. Esto se debe a que esta área del cuerpo es el eje de los movimientos y es una zona donde se concentra la mayor parte del esfuerzo físico que realizamos. Así mismo, es la espalda la que sufre ante malas posturas, carga excesiva de peso, estrés y mucho más.

Si bien es cierto que este tipo de lesiones no son graves, sí son molestas, dolorosas y disminuyen de manera sustancial la calidad de vida de la persona que la padece. Al punto de evitar que realice sus actividades cotidianas de manera normal.

Síntomas de las Contracturas en los Músculos de la Espalda

Los signos de las lesiones musculares en el área de la espalda son bastante claros y completamente imposibles de ignorar. Cuando se tiene una contractura muscular en la espalda se sentirá lo siguiente:

  • Tensión excesiva en el área afectada por la contractura.
  • Dolor en la zona lesionada. El mismo puede variar de intensidad desde leve hasta bastante intenso.
  • Una gran molestia al tacto.
  • Dificultad para realizar ciertos movimiento; aquello que incluyan poner en actividad los músculos afectados por la contractura.
  • Sensación de hormigueo en el área de la espalda afectada por la tensión del músculo.
  • Si la contractura es en la zona cervical, el dolor se puede extender a la cabeza o hacia los brazos. Mientras que si la contractura es en la zona lumbar, la molestia puede sentirse también en las piernas.

Tipos de Contracturas Musculares en la Espalda

La tensión muscular en la espalda se puede presentar por diversidad de razones y en diferentes lugares de la misma. Estos factores son los que determinan el tipo de contractura muscular que se padece. Al identificar causas y área, determinar un tratamiento efectivo para subsanar esta lesión es más sencillo.

Según la Causa de la Contractura del Músculo

Las razonas por las cuales se produce una tensión muscular involuntaria que a su vez genera dolor y dificulta el movimiento, son diversas. Las causas van desde la actividad excesiva hasta la inactividad, desde la falta de sustancias en el cuerpo hasta el exceso de peso. Identificar la causa de la misma es esencial para aplicar un tratamiento adecuado que permita superar la contractura con rapidez.

Postraumática o Defensiva

Se producen por movimientos o esfuerzos físicos superiores a los habituales. Esta lesión es común en personas que han sufrido de accidentes, han realizado ejercicios con peso de manera inadecuada, han sufrido un impacto de algún tipo. El dolor suele durar por lo menos 3 días y suele ser bastante intenso.

Posturales

Ocasionadas por mantener una postura inadecuada por mucho tiempo. En la actualidad, este tipo de contracturas han ido en aumento; esto se debe a las posturas que se adquieren al estar frente al ordenador o al mantener la cabeza baja por mucho tiempo revisando el móvil. En general, esta lesión se produce por no tener una posición adecuada del cuerpo y ejercer presión innecesaria por un tiempo prolongado, en ciertas áreas de la espalda.

Estas dolencias se pueden presentar también por hacer uso de sillas o colchones inadecuados para la espalda. Se dan de manera progresiva, al principio pueden causar solo molestias leves; pero si los hábitos posturales no se modifican, pueden aumentar de manera progresiva.

Hipotonía

Esta lesión se da producto del sedentarismo. La inactividad prolongada del cuerpo genera una disminución progresiva del tono muscular y de la fuerza. Al tener esta condición y realizar algún tipo de esfuerzo físico, ante la tensión del músculo debilitado, éste se ve afectado.

Deshidratación

Los músculos son en un 80% agua; así que si no tiene la cantidad de hidratación suficiente se crea una lesión en él. Esto puede suceder si se deja de ingerir agua por mucho tiempo o luego de la ingesta de gran cantidad de alcohol, ya que esto deshidrata al organismo.

Según el Área de la Espalda afectada por Contractura Muscular

Toda la espalda está compuesta por músculos, que son los que nos ayudan a mantener el cuerpo erguido. Las contracturas se pueden presentar en cualquiera de las áreas de la espalda.

Zona Cervical

Es el área superior de la espalda, donde se encuentra el cuello y los hombros. La mayoría de las lesiones en la espalda se dan en esta área; ya que en ella se ubican las vértebras con mayor movilidad. Esta zona se ve afectada por movimientos violentos, malas posiciones, estrés y más.

Zona Dorsal

Son los músculos que se ubican a los lados de la espalda. Estos músculos suelen ser más fuertes; sin embargo, pueden afectarse por ejercicios intensos, malas posturas del cuerpo, sedentarismo, cargar peso excesivo o de manera inapropiada y más.

Zona Lumbar

Esta zona corresponde al área más baja de la espalda. En este lugar se producen dolores muy intensos y que limitan en gran medida los movimientos del cuerpo. La zona lumbar se puede lesionar ante ejercicios fuertes, movimientos violentos, peso excesivo, malas posturas, al estar mucho tiempo sentado o parado y más.

Tratamientos para aliviar las Contracturas en los Músculos de la Espalda

Al padecer de una contractura en la espalda, el bienestar se ve afectado de manera bastante significativa; por lo que la única forma de recobrar la calidad de vida es eliminando la lesión. Las contracturas pueden ser leves, media o graves; los tratamientos que se recomiendan son propicios para cualquier de ellos; sin embargo, si los dolores superan los 3 días se debe asistir a consulta médica.

  • Tomar antiinflamatorios cada 8 horas; ibuprofeno o diclofenaco, por ejemplo.
  • Realizar tratamiento de temperatura en el área afectada; colocando compresas calientes o frías, o ambas de manera intercalada.
  • Beber tés relajantes como manzanilla o valeriana.
  • Colocar en el área aceites con propiedades analgésicas como romero, menta o eucalipto; aplicando masajes leves.
  • Realizar estiramientos suaves en la zona afectada.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.