Cupping o ventosaterapia, una técnica de fisioterapia muy efectiva

¿Qué tan Efectiva es el Uso de Ventosas en la Fisioterapia para la Contractura Muscular?

Las contracturas en los músculos representan un problema que pueden afectar a cualquier persona, de cualquier grupo etario y de cualquier profesión. Las lesiones musculares no son un asunto solo de deportistas o personas dedicadas al entrenamiento físico; todas las personas son sensibles a padecer de este tipo de lesiones.

Mantener la salud de los músculos y saber qué hacer en caso de una contractura es interés de todos, pues es parte de la salud integral y del correcto funcionamiento del cuerpo. Al ser una lesión que afecta a todos, han surgido diversidad de métodos y sugerencias de tratamientos para de manera más eficiente las contracturas. Vale la pena conocer cuál tratamiento puede resultar mejor según las circunstancias particulares.

Causas de las Contracturas Musculares

Algunas de las causas más comunes de las contracturas de los músculos son los siguientes:

  • Movimientos bruscos: pueden ser causados por un accidente o por una situación inesperada.
  • Sedentarismo: cuando una persona no tiene hábitos de actividad física en su vida, los músculos de su cuerpo se debilitan y al realizar algún tipo de esfuerzo, se produce una contractura en los músculos.
  • Estrés: la tensión emocional produce tensión en los músculos que al mantenerse por cierto tiempo, puede ocasionar una contractura.
  • Posiciones Inadecuadas: mantener posiciones poco ergonómicas o acorde con la biomecánica del cuerpo provoca contracturas musculares. Este tipo de lesiones son muy comunes en la actualidad: se dan al permanecer demasiado tiempo sentados frente al ordenador, mantener la mirada baja hacia el móvil por un periodo largo, entre otros.
  • Deshidratación o falta de sustancias esenciales: los músculos están compuestos en un 80% de agua; así que cuando una persona no consume suficiente agua esto puede causar un impacto negativo en los músculos. También se puede deber al exceso de consumo de alcohol; este tipo de bebidas eliminan la hidratación de los músculos. Así mismo, la ausencia de sustancias como el potasio o el sodio, afecta el funcionamiento básico del sistema musculatorio.

Tratamiento para las Contracturas Musculares

Existe una amplia diversidad de tratamiento para aplicar en caso de contracturas en los músculos, desde los fármacos de fuerte impacto en el cuerpo, hasta propuestas completamente naturales que mejorar notablemente el dolor y la inflamación característica de esta afección.

Los tratamiento básicos recomendables son los siguientes:

  • Reposo: darle a los músculos afectados por la contractura un descanso apropiado para favorecer la distensión del mismo.
  • Desinflamar la zona: para eliminar la inflamación característica de las contracturas musculares, se tienen variedad de opciones: ingerir ibuprofeno o diclofenac por vía oral, colocar de manera tópica geles, cremas o ungüentos antiinflamatorios, hacer baños de temperatura, colocar aceites esenciales de productos naturales como menta, romero o eucalipto.
  • Descansar de manera apropiada: para conseguir la relajación ideal para poder dormir adecuadamente es posible ingerir infusiones de productos como la manzanilla y la valeriana.
  • Mantener una alimentación adecuada: consumir alimentos ricos en vitaminas y minerales que ayuden al organismo a superar la lesión. Esto incluye tener una hidratación adecuada 1 litro de agua por cada 25 kilogramos de peso corporal.

También han surgido otras opciones para tratar las contracturas, entre éstas las cintas de kinesiotape y el cupping, también llamado ventosas.

Ventosas o Cupping como Tratamiento de Fisioterapia contra las Contracturas Musculares

Las ventosas son un método utilizado en la fisioterapia para succionar la piel y parte del músculo, de tal manera de favorecer de manera sustancial la circulación sanguínea en el área, lo que produce un efecto regenerador en las células presentes en la zona.

Este método se lleva a cabo con unas copas hechas de plástico o cristal que tienen un borde que genera succión, con las que se produce un vacío, colocando fuego en el interior del mismo y luego colocando la copa en la zona afectada. El calor elimina el oxígeno del interior de la copa y produce el vacío que se necesita para la succión de la piel.

Técnicas de Aplicación de las Ventosas para tratar Contracturas en los Músculos

El cupping es un método que ha sido utilizado por muchos siglos, al punto de que se considera una aplicación médica ancestral. Se ha demostrado que este tipo de tratamiento es efectivo para gran cantidad de afecciones, entre esas las contracturas musculares.

Existen diversidad de técnicas aplicables mediante el cupping, ésta dependerá de la afección a tratar. Los métodos aplicables a tensión y contractura muscular son los siguientes:

Masaje

Para aplicar esta técnica, se colocan aceites esenciales para permitir que la ventosa se desplace por la piel. Esta técnica es ideal para estimular la circulación de la sangre y cualquier otro tipo de fluido que se encuentre bajo la piel. Aplicar esta técnica después de un fuerte entrenamiento físico permite que el músculo se recupere con mayor facilidad.

Fija

Se trata de la aplicación de las ventosas en el cuerpo dejándolas en la zona afectado por varios minutos. Este tipo de tratamiento es el más utilizado para distender los músculos que mantienen gran tensión. No se siente ninguna clase de molestia o dolor ni durante, ni después de la aplicación de las ventosas. Luego de este tratamiento, se producirá en la zona un efecto antiinflamatorio de gran beneficio para el paciente.

Ventajas de las Ventosas como Método para tratar las Contraturas Musculares

Muchos cuestionan la aplicación de esta técnica, pero lo cierto es que no es casual que sea una técnica utilizada por milenios y que además en la actualidad sea aplicada por deportistas de alto rendimiento. Así que es importante reconocer cuáles son las ventajas que podemos aprovechar del cupping para mejorar la calidad de vida:

  • Produce una disminución del dolor de manera natural. Ante la aplicación mecánica de la succión en el cuerpo, se favorece la circulación y la irrigación; esto a su vez se traduce en un efecto estimulante para el sistema inmune del cuerpo, que se pone en funcionamiento para sanar la lesión.
  • Es un método no invasivo que todos pueden aprovechar. No requiere de la ingesta de ningún fármaco que pueda causar efectos secundarios en el cuerpo.
  • Esta técnica es aplicada por especialistas que conocen muy bien lo que el paciente necesita para conseguir el alivio en el menor tiempo posible.