Saltar al contenido

Cómo dormir después de una Mamoplastia de Reducción

Consejos para después de una reducción de pecho
Índice

    ¿Que es la reducción de pecho o Mamoplastia?

    La mamoplastia de reducción es una intervención quirúrgica de carácter estético que se realizar en las mujeres que tienen una condición de hipertrofia mamaria. Esto quiere decir que se aplica en mujeres que tienen un gran volumen en los senos. Si bien esta operación tiene un fuerte impacto estético, su aplicación tiene mucho que ver también con una naturaleza terapéutica. Esto debido a que las mujeres con esta condición se ven muy afectadas en su salud física y también mental.

    Principales complicaciones que pueden surgir por la hipertrofia mamaria

    Algunas de las complicaciones que implican para la mujeres la hipertrofia mamaria son las siguientes:

    • Imposibilidad para participar en ciertas actividades físicas y deportivas.
    • Dermatitis en el pliegue de los senos. Debido al roce y al calor, la piel de la parte baja del busto se irrita constantemente, causa sarpullidos y muchas molestias.
    • Inflamación y dolor crónico en la zona del cuello, la espalda y los hombros que puede ocasionar también dolor en la cabeza.
    • Graves problemas de autoestima debido a que las mujeres no suelen estar conformes con la estética de su cuerpo.

    Todas estas repercusiones ocasionan un deseo por encontrar una pronta solución y la reducción de busto es la alternativa más óptima.

    Procedimiento de la Mamoplastia Mamaria de Reducción

    Para que una mujer pueda someterse a esta intervención, es necesario que cumpla con ciertos parámetros:

    • Debe tener un peso dentro de los niveles que se consideren ideales para su estatura o un poco superior. Sin embargo, no puede ser obesa o tener mucho sobrepeso, ya que se considera que tomando las medidas para perder suficiente peso, su problema con el busto podría alcanzar una solución.
    • No debe padecer de diabetes, ni de cardiopatias. Estas condiciones pueden poner en riesgo la cicatrización de las heridas y la vida de la persona durante la cirugía.
    • Es indispensable que no sea dependiente del tabaco, alcohol o drogas.
    • No estar embarazada, ni estar planificando un embarazo en los próximos dos años. El embarazo podría modificar por completo lo que se consiga con la cirugía.

    Mediante el análisis del médico especialista, se tomará la decisión si esta cirugía es viable y pertinente; de serlo, entonces se procederá con la planificación de la misma. Para poder llevar a cabo esta cirugía, es fundamental que la mujer esté completamente segura de querer realizarla, pues su aspecto cambiará de manera dramática.

    Una vez estén afinados todos los detalles para la reducción de busto, el procedimiento que se espera durante la intervención es el siguiente:

    • El especialista realiza una incisión en la aureola, otra en el pliegue natural del seno y otra transversal que une las dos primeras incisiones.
    • Procede a extraer el tejido, la piel y la grasa de más en la zona.
    • El médico reubicará la aureola, para que esté en el centro del seno y moldeará el seno para que tenga una forma ideal.
    • Se procede a suturar.

    Este procedimiento se lleva a cabo con anestesia general y dura de 2 a 4 horas, incluso podría alcanzar las 5 horas. Después de realizada la intervención, las expectativas son muy buenas; sin embargo, es indispensable que la paciente tenga los cuidados necesarios para facilitar la cicatrización adecuada.

    Dormir luego de una Reducción de Senos

    Una de las mayores preocupaciones de las mujeres es cómo debe dormir durante los días que siguen a la cirugía para no aplicar tensión innecesaria en el busto; pues esto podría ser muy perjudicial para las heridas. Las recomendaciones para ello son las siguientes:

    • Colocar la cantidad de almohadas suficientes para poder adquirir una posición cómoda semi-reclinada, pero que al mismo tiempo no aplique tensión en los senos.
    • La paciente debe contar con alguien a su lado para que la auxilie en caso de necesitar algo como los medicamentos, agua, ir al baño y más.
    • Tomar el tratamiento indicado por el especialista. Seguramente tendrá que tomar medicamentos para evitar el dolor, para tratar la inflamación y para evitar posibles infecciones.
    • Beber un relajante natural como té de manzanillas o de valeriana, para encontrar un estado ideal que le permita descansar.
    • La paciente debe tratar de no moverse en lo posible para evitar complicaciones o dolores innecesarios.
    • Después de la cirugía, la paciente debe dormir en esta posición semi-recostada durante aproximadamente una semana a menos que el especialista le indique algo diferente.

    Otras Recomendaciones para la Recuperación de la Mamoplastia de Mamas

    También es importante tener en cuenta otras recomendaciones para tener éxito en la recuperación posterior a la cirugía de reducción mamaria.

    • La paciente no puede levantar ningún peso durante la primera semana pasada la cirugía.
    • Una vez que le sean retiradas las vendas, debe hacer uso de un sujetador post-operatorio por el tiempo que el especialista considere prudente; usualmente más de un mes.
    • Después de una semana, la paciente puede retomar ciertas actividades cotidianas, pero debe evitar esfuerzos innecesario. Por lo que no puede hacer ejercicios ni deportes pasado más de un mes de la operación.
    • Tener una dieta balanceada es muy importante. Esto ayudará a sanar con mayor rapidez.
    • Ingerir suficiente agua. La hidratación es fundamental para que la piel adquiera la flexibilidad que necesita.
    • Hacer uso de parches de silicona para mejorar la textura de las cicatrices.
    • Acudir a las revisiones del médico sin falta para que éste pueda evaluar de manera apropiada la evolución de la intervención.

    Después de la Recuperación de la Mamoplastia

    Cuando ya haya cedido la inflamación y las heridas hayan sanado por completo; la mujer podrá ver verdaderamente el resultado de la cirugía. Estéticamente es bastante seguro que le satisfacerá y, por ende, de manera paulatina los problemas de autoestima se superarán. La mujer vivirá un proceso de re-descubrimiento propio que le generará emoción y mucha seguridad en sí misma. Ya no volverá a sentirse el centro de atención de una manera negativa.

    La paciente sometida a esta operación mejorará su bienestar y calidad de vida de manera sustancial:

    • Los dolores de cuello, hombros y espalda no regresarán.
    • Superará los problemas de la dermatitis.
    • Podrá realizar los ejercicios que desee y practicar la actividad física de su preferencia como bailar o realizar deportes.