Granitos que dan comezón y picor

Granitos Blancos en la Piel de los Niños que dan Comezón

La piel es el órgano que nos recubre por completo; sus funciones son muy diversas, una de la más importante es protegernos de agentes externos. Al ser esta capa protectora, muchas veces se ve afectada por diversidad de factores como por ejemplo: quemaduras, alergias, sarpullidos, acné y mucho más.

En el caso de los niños, la piel tiende a ser un poco más delicada que la de los adultos; por lo que es conveniente estar siempre atentos ante los cambios de aspecto y de textura de la misma. Si se observa la aparición de pequeños granos blancos en la piel de los pequeños, las posibilidades en cuanto al diagnóstico son diversas; por lo que es necesario estar atentos a otro tipo de síntomas como picazón, ardor o algún otro.

¿Qué significan los Granitos Blancos en la Piel de los niños?

La aparición de pequeños puntos blancos en la epidermis de los niños puede ser una gran incógnita. Para tener una idea cercana a qué puede estar ocasionando esta lesión en la piel de los pequeños es indispensable estar atentos a todos los síntomas que se estén generando; de esto dependerá tanto la determinación de la afección como el tratamiento y los cuidados pertinentes.

Los Quistes de Milliums

Esta es una afección muy común en la piel de los niños. Son similares a espinillas, tienen forma redondeada y una punta blanca. También se le conoce con el nombre de milia o acné de milia. Esta pequeña lesión se produce por la obstrucción del folículo piloso donde se acumular exceso de queratina.

Estos pequeños punto blancos aparecen comúnmente en los párpados, nariz o mejillas. Este tipo de imperfección en la piel no suele causar comezón, ni ningún otro tipo de molestia. No es conveniente trata de extirpar este granito.

En los niños, por lo general, estas bolitas blancas desaparecen con el tiempo; por lo que mejor es esperar, manteniendo una buena salud cutánea. En caso de que se desee ayudar un poco a su desaparición se pueden utilizar el vinagre de manzana, que es un excelente producto para recuperar el equilibrio en la piel. Para ello, se puede mojar un algodón o paño pequeño en vinagre de manzana, para luego aplicar en el área con los quistes; después de 15 minutos se puede lavar la zona con agua fría.

Foliculitis

A esta afección se le conoce también como sarpullido de jacuzzi o sarpullido de piscina. Se trata de una infección bacteriana o fúngica ocasionada por bacterias presentes en piscinas o jacuzzis que no han tenido un mantenimiento apropiado. Lo que produce esta afección es una inflamación del folículo piloso, que se manifiesta a través de granitos de color blanco, que se encuentran llenos de pus en su interior.

Además de la aparición de granitos blancos, la foliculitis se caracteriza por la comezón que produce en toda la zona afectada; también se puede presentar ardor en la piel o excesiva sensibilidad. A pesar de lo incomodo de esta afección, suele desaparecer sin tratamiento alguno.

Aunque no sea necesaria la medicación del niño, es prudente tratar los síntomas como la picazón. En este caso, el vinagre de manzana aplicado en las lesiones también podrá ayudar a controlar la comezón. También resulta muy efectivo el uso de cremas con óxido de zinc.

En caso que después de más de una semana de la aparición de estos puntitos blancos no desaparezcan, lo más aconsejable es realizar una consulta con el pediatra de confianza.

Molusco Contagioso

Esta afección no es muy común, pero vale la tener en cuenta que es una posibilidad. Se trata de una infección ocasionada por el virus poxvirus y que produce granos de color blanco en la zona afectada. Es una infección a la cual los niños son muy propensos, debido a que aun no son completamente inmunes a ella.

Estas lesiones cutáneas se adquieren por contagio, al tener contacto directo con otra persona afectada. La en la mayoría de las ocasiones, las lesiones además de tener un tono perlado, en el centro parecen tener un punto oscuro. Otro síntoma que puede tener el paciente es ardor en la zona o comezón.

No es indispensable ningún tipo de tratamiento, pues esta afección sele desaparecer por sí sola; sin embargo, tarda entre 12 y 18 meses en desaparecer completamente. Por lo que es recomendable acudir a la consulta con el pediatra para que indique cuál es el tratamiento a seguir para acelerar el desvanecimiento de las lesiones cutáneas.

Otras Posibilidades

Los granitos blancos en la piel de los niños que ocasionan comezón puede deberse también a algunas otras razones; por ejemplo: un síntoma de sensibilidad hacia el gluten, exposición excesiva a altas temperaturas o al sol, algún tipo de alergia, entre otros.

Consideraciones Importantes para evitar complicaciones

Debido a que la piel de los pequeños suele ser muy delicada, hay que estar siempre atentos. En caso de comenzar a presentar puntitos de color blanco en la epidermis que ocasione picor, algunas de las medidas que se deben tomar son las siguientes:

  • Hacer todo lo posible para que el niño no se rasque el área afectada. Esto puede causar que la lesión se extienda o empeore significativamente.
  • Tratar la comezón con cremas o tratamientos naturales para aliviar la sensación.
  • Mantener una higiene adecuada, lavando el área con jabones neutros que no contengan demasiados químicos.
  • Al secar el cuerpo, luego del baño, tratar el área afectada con mucho cuidado. Secar con golpecitos delicados.
  • No exponer el área al sol, ni tampoco a las altas temperaturas. Es necesario mantener el área fresca para que la piel respire y logre sanar. Por lo que también resulta apropiado utilizar ropa de algodón y holgada para favorecer la mejoría de la zona afectada.
  • En caso de que los puntitos blancos no desaparezcan al cabo de unos días, lo más apropiado es consultar con el pediatra. Así mismo, si se presentan más síntomas además de las lesiones cutáneas y la comezón.

Términos Relacionados:

  • granitos blancos y picazon en la cara