que es una medium y a que se dedica

Médium Espiritistas dicen la Verdad

Desde mucho antes que la civilización tuviese las características que prevalecen hoy en nuestras sociedades, ya existían personas que aseguraban que podían comunicarse con entidades fuera del plano terrenal.

De hecho, en la Antigua Grecia, existían lo que se conocía como los oráculos. Estos oráculos eran personas que al utilizar una mancia podían anunciar eventos que ocurrirían en el futuro, podían conectarse con los dioses y otros espíritus. En esta sociedad antigua, la figura del oráculo tenía gran importancia y su rol era fundamental. Los gobernantes o personalidades importantes de esta sociedad acudían a los oráculos siempre que lo creían pertinente.

¿Porque creer a un Médium?

La reputación de quienes se han denominado como médium o vidente frecuentemente trascendía, sobretodo si podía acompañar su afirmación con algunas predicciones acertadas. Sin embargo, con el pasar del tiempo y el avance de la ciencia, todo aquello que se considerase esotérico empezó a tener una credibilidad dudosa. Esto seguramente producto de los paradigmas de pensamientos positivistas, en los que si algo no se puede comprobar mediante los métodos de la ciencia, simplemente no existe.

Pero, a pesar de que mucho puedan señalar a los médium como farsantes, lo cierto es que hay muchas cosas que no se pueden explicar a través del razonamiento tradicional. A pesar de lo que muchos crean, sí existen muchos médium con capacidades que superan los límites de lo tenido como verdadero en la actualidad.

¿Qué es un Médium Espiritista?

Un médium es una persona que tiene la capacidad para establecer un contacto sólido con entes que no se encuentran en el plano terrenal, sino en el espiritual. Las habilidades de los médium se definen como extrasensoriales. Pues están fuera de los sentidos que la mayoría de las personas utilizan para recopilar información de lo que está fuera de sí mismo: vista, olfato, oído, gusto y tacto.

La percepción extrasensorial del médium le permite tener comunicación de algún tipo con seres que han fallecido, pero también con seres que nunca han sido terrenales. La comunicación que pueden establecer estas personas depende del tipo de médium y también de la situación específica. Algunos médium pueden hablar con los seres espirituales como lo harían con cualquier persona que esté frente a ellos. Sin embargo, podrían más bien sólo ver, sentir la presencia, tener visiones claras o tener ideas recurrentes en la mente que le permiten comprender lo que el ente le desea comunicar.

Cada médium puede ser distinto al otro

Pero lo que todos los médium comparten es la naturaleza de su capacidad. La percepción extrasensorial que les permite llegar adonde la mayoría de las personas no pueden, les viene dada de manera natural e innata. Esto quiere decir que los médium espiritistas son personas que han nacido con esta habilidad.

De hecho, ser médium no es algo que se puede aprender, sino que es natural; y que puede ser desarrollado o potenciado; más no adquirido o aprendido.  Es por ello que, usualmente las personas que son médium descubren su condición a muy temprana edad, durante la niñez. Para muchos puede ser un asunto complicado de asumir. La mayoría dedican su vida a ayudar a las personas que necesitan de su capacidad para superar dificultades.

¿Cuándo ir a una Consulta con un Médium?

Asistir a una consulta con un médium puede ser una decisión importante y que se debe hacer con plena consciencia. Ante ciertas circunstancias de la vida, la ayuda de un médium espiritista puede constituir un gran beneficio para las personas. Entre las razones principales para acudir a un médium se cuenta la sensación de que se han dejado algo pendiente con una persona que ha fallecido y que esa situación no le permite superar la pérdida, ni continuar con la vida de manera deseable.

También se pueden tener en cuenta las siguientes razones:

  • En caso de sentir una presencia cerca de manera constante o en algunos momentos.
  • Al tener sueños recurrentes con personas que ya no están en el plano terrenal.
  • Si se siente angustia con pensamientos recurrentes acerca de un familiar que ha fallecido.

En general, una consulta con un médium puede ser de gran ayuda para sentir tranquilidad y paz interior. Esta persona tiene una comprensión profunda de la espiritualidad; por lo que puede ser una excelente orientación para conseguir equilibrio de espíritu y comprender mejor incluso las propias sensaciones.

Los seres humanos inevitablemente estamos relacionados íntimamente con un aspecto espiritual y los médium son especialistas en este tema trascendental. Así que buscar de su ayuda no estará de más.

¿Cómo saber si un Médium Espiritista dice la Verdad?

Asumiendo que los médium están entre nosotros y que sus capacidades son completamente reales, es preciso tener en cuenta que algunas personas utilizan la reputación de lo que significa ser médium para lucrarse. Así que no está de más comprender cuáles son los signos que nos ayudan a comprender si estamos en presencia de un médium verdadero.

Algunas de las maneras de estar seguro de que se está ante un médium son las siguientes:

  • Los médium reales no hablan de manera general ni tratando ver en el consultante reacciones para saber si se está identificando con lo manifiesta y guiarse en sus expresiones.
  • No realizan demasiadas preguntas. Los únicos datos que realmente necesita un médium para conectarse con las energías de la persona que le consulta son su nombre y fecha de nacimiento. Quienes no son realmente videntes indagan a través de preguntas para saber qué decirle a la persona que está frente a ellos.
  • Te hacen sentir comodidad. Los médium desarrollan mucha empatía y facilidades para la expresión. Así mismo, al estar tan relacionados con lo espiritual, son personas que tienen una energía muy positiva y que es fácil de percibir.
  • Durante la consulta con un médium real, resulta obvio que para esta persona es prioridad ayudar y no la remuneración que conlleva la consulta. Esto es exactamente contrario cuando se está con una persona cuya capacidad de mediumanidad es dudosa, pues la prioridad resulta ser el pago que pueda obtener por una consulta.