¿Qué tienen las Pastillas o Gotas para no beber Bebidas Alcohólicas?

El alcoholismo es una enfermedad crónica en la que una persona es incapaz de controlar su impulso de consumir bebidas alcohólicas. La necesidad continua de beber alcohol es muy difícil de eliminar. Para lograr la curación, antes que nada, la persona alcohólica debe reconocer que tiene una adicción; y, luego, tiene que estar decidido a superar esta condición.

Aunque la voluntad sea firme, el paciente se encontrará con muchos obstáculos para alcanzar su objetivo. La ansiedad y el deseo de tomar alcohol muchas veces parecerá superior a las fuerzas personales. Es por ello, que es sumamente importante que el paciente aplique las estrategias pertinentes para mantenerse firme en su resolución y conseguir la mayor cantidad de ayuda posible para alcanzar su cometido.

En la actualidad, existen gotas y pastillas que desarrollan en las personas sensaciones desagradables o incluso aversión cuando ingieren bebidas alcohólicas. Este tipo de mecanismo puede parecer un poco extremo, pero es bastante eficiente para que una persona consiga apartarse en gran medida de estas sustancias que le están haciendo tanto daño a su organismo.

Contenidos de los Fármacos para dejar el Alcohol

Abandonar el hábito del alcohol puede ser una de las cosas más duras de hacer para una persona, por lo que necesita de toda la ayuda posible: apoyo emocional, orientación psicológica, médicos especialistas e incluso algunos fármacos.

Para favorecer sustancialente la decisión de las personas de no beber más alcohol, se han elaborado gotas y pastillas que causan ciertos efectos ante el consumo de ciertas bebidas. El contenido esencial de estos medicamentos son los siguientes:

Disulfiram

Es una sustancia que causa un efecto desagradable en el cuerpo solo cuando el individuo ingiera alcohol; incluso cantidades mínimas. Lo que este medicamento hace es evitar que se procese el alcohol de una manera habitual, provocando en el organismo una resaca inmediata muy intensa. Es decir que la persona que ha consumido alcohol sentirá dolores de cabeza, náuseas y vómitos.

El efecto se genera a tan sólo 5 o 10 minutos luego de haber ingerido alcohol y puede durar desde 30 minutos hasta varias horas.

En caso de que el paciente alcohólico tenga varias recaídas en el alcohol, se creará en el una sensación de aversión hacia el alcohol que eliminará la ansiedad y el deseo por su consumo. Esto puede ayudar a quienes intentan superar la adicción por el alcohol.

Nalmefeme

Es una sustancia que causa un efecto en el cuerpo contrario al de las bebidas alcohólicas. Es decir, con el tratamiento con este fármaco las personas tienden a sentir menos placer o sensaciones agradables cuando ingieren alcohol. Esto tiene como consecuencia que la persona se siente menos atraída por consumir bebidas alcohólicas.

Este medicamentos es usado mucho más recientemente. El tratamiento con este tipo de fármaco es muy diferente que con otros fármacos, pues se puede observar mejor sus efectos a mediano plazo. Se estima que una persona pueda reducir el consumo de alcohol en un 60% en 6 meses.

Aunque sus efectos sean más laxos, tiene el beneficio de que el paciente no tiene episodios de malestares prolongados; como sucede con otros fármacos.

Naltrexona

Es un fármaco que tiene una función antagonista respecto a los opioides. El efecto que provoca este fármaco en el organismo es el de reducir sustancialmente la ansiedad de una persona de consumir cualquier tipo de droga; incluyendo las bebidas alcohólicas.

Carbimida de Calcio

Es una sustancia que se incluye en las gotas o pastillas para controlar o eliminar por completo el consumo de alcohol. Este fármaco produce en las personas diversas reacciones muy desagradables en el caso de que ésta ingiera alcohol.

Entre los efectos más comunes que puede desencadenar este medicamento nos encontramos: náuseas, vómitos, mareos, enrojecimiento, sudoración, dolor de cabeza y mucho malestar general. Debido a esto síntomas, se va creando en la persona una sensación de aversión hacia el alcohol; justo lo que se necesita para que una persona pueda superar su adicción por el alcohol de manera definitiva.

Recomendaciones para el Uso de Gotas o Pastillas para tratar el Alcoholismo

Es importante tener en cuenta que la ingesta de medicamentos para controlar o limitar el consumo de alcohol no es un tratamiento único y que el paciente alcohólico necesita de un enfoque mucho más integral de su tratamiento.

Si una persona ha decidido superar su adicción por el alcohol, requiere de un tratamiento biopsicosocial. Esto quiere decir que tiene que tener atención en cada una de las áreas de su vida y de su organismo. Las gotas o pastillas son sólo una de los métodos que deben integrar el tratamiento completo.

Difícilmente una persona pueda superar su adicción a las bebidas alcohólicas sin los siguientes factores:

  • Atención médica
  • Apoyo psicológico
  • Ayuda emocional
  • Alimentación balanceada

Así mismo, para tratar a un paciente alcohólico mediante estos fármacos, es importante tener en cuenta ciertas consideraciones:

  • No es recomendable el uso de fármacos que generan aversión por el alcohol cuando los pacientes se encuentren con un estado físico muy disminuido. Pues en caso de recaída en el consumo, los efectos de estos medicamentos pueden ser bastante intensos y diezmar su estado.
  • El colme es un fármaco que fue utilizado hasta hace poco tiempo para provocar aversión por las bebidas alcohólicas. Sin embargo, por estudios recientes, que demostraron efectos muy nocivos en la salud, ha sido prohibido su consumo. Así que no es recomendable ingerir este medicamento.
  • Dependiendo del tipo de riesgo de la persona alcohólica se pueden usar medicamentos que inhiben el deseo por consumir alcohol de manera paulatina o aquellos que causan un efecto mucho más inmediato. Los primeros son más recomendables para personas que tiene un alcoholismo que se puede definir como leve o moderado; mientras que los segundos son para personas con problemas graves de alcohol, pero que ya han recuperado en cierta medida su salud.
  • Debe ser un médico facultado y especialista, la persona que le indique al paciente cuál es el medicamento que debe ingerir y la dosis recomendada.
  • No se debe exceder la dosis recomendada por el médico especialista.