Protege tu cuerpo del calor del verano con estos cuidados

Tabla de contenidos

Este verano ha sido uno de los más calurosos que se hayan registrado, haciendo estragos en la salud de muchos. Es importante que tomes las precauciones necesarias para que tu cuerpo no sufra daños por las altas temperaturas.

Si no tienes muy claro qué hacer para protegerte y resistir el calor del verano, te invitamos a que leas los siguientes cuidados que puedes tener contigo mismo y con los demás para evitar ser víctima de las altas temperaturas de la temporada.

Protege tu cuerpo, mantente hidratado

Lo primero y más importante que tienes que tomar en cuenta para conservar la salud ante una temporada calurosa, es mantenerse hidratado. Recuerda que a través del sudor perdemos muchos minerales que tienen funciones importantes en el organismo, por lo que poco a poco vas a ir perdiendo energía y comenzarás a sufrir una descompensación en el cuerpo, a menos que reintegres agua a tu cuerpo.

El embarazo y la ola de calor ¿Có...
El embarazo y la ola de calor ¿Cómo superarlo?

Las altas temperaturas y el exceso de sudoración va a provocar que tengas muchas sed, sin embargo, es fundamental tomar agua incluso antes de sentir las ganas de beberla, así evitarás alcanzar la deshidratación. Hay bebidas que están formuladas para tener un mayor indice de hidratación, pensadas principalmente en los deportistas. Pues estas bebidas son una excelente opción para mantenerte hidratado, principalmente si te encuentras fuera de casa y no puedes llevar contigo un recipiente muy grande de agua.

Alimentos que ayudan a mantenerte hidratado

Tomar agua no es la única manera de mantener tus niveles a tope, también hay muchos alimentos que te ayudarán a mantenerte saludable y en condiciones optimas para resistir las altas temperaturas del verano.

La mayoría de estos alimentos son de origen vegetal, como la zanahoria, el tomate, las hortalizas, la sandía, el melón, el aguacate, entre muchos otros.

Protege el cuerpo del calor con una buena hidratación
Protege tu cuerpo del calor con una buena hidratación

Escoger una buena alimentación

Ante temperaturas elevadas, debes ayudar a tu cuerpo a que conserve una temperatura adecuada y, así evitar golpes de calor que puedan debilitarte. Una apropiada alimentación puede hacer la diferencia ante tantos días de intenso calor, así que vamos a decirte qué tipos de comidas son más eficientes para conservar la hidratación y una apropiada temperatura corporal.

  • Infusiones: Probablemente a muchas personas no les provoca ingerir bebidas calientes en momentos de mucho calor, pero sí funcionan para regular la temperatura interna del cuerpo. Una buena infusión provocará que se produzca un equilibrio térmico en el cuerpo, a través de la sudoración. Lo importante es no exagerar, ya que podrías deshidratarte si abusas de este recurso.
  • Ensaladas frescas: Cualquier ensalada que puedas consumir en momentos de mucho calor, le aportará a tu cuerpo hidratación y compuestos antioxidantes que previenen el daño a los órganos. Lo más prudente es evitar el aderezo en las ensaladas, especialmente la mayonesa.
  • Frutas frescas: Las frutas son una de las fuentes de agua más saludables. Ingiere con regularidad fruta en tus comidas para evitar que el calor haga estragos en ti, especialmente aquellas que son entre 70% y 90% agua, como lo es la sandía.
  • Gazpacho: El gazpacho es una excelente opción para consumir los días de mucho calor, gracias a sus ingredientes cargados de agua y su presentación fría.
Puede Interesarte...   8 Cremas con Protector Solar Facial Antimanchas y Antienvejecimiento para proteger tu piel

Evita los siguientes alimentos

Las bebidas alcohólicas son las que más provocan, particularmente si se consumen frías, pero el alcohol tiene el poder de generar deshidratación, incluso si se consume moderadamente, así que procura evitarlas.

La carne y las proteínas en general tienen un efecto en nuestro cuerpo que pueden generar un desequilibrio térmico y producir fatiga por el calor. Y es que nuestro cuerpo necesita mucha energía para digerir este tipo de alimentos, por lo que tu temperatura interna sube debido a un efecto metabólico natural. No se trata de no comer carne, puedes hacerlo en pequeñas porciones.

Evita los huevos: en verano es cuando se produce más intoxicación por el consumo de huevo, y es que las altas temperaturas hacen que se mantengan frescos por muy poco tiempo. Si los vas a comer, asegúrate de que estén muy frescos y debes conservarlos refrigerados.   

Evitar los lugares cerrados con poca ventilación

El calor tan intenso que se ha registrado en las últimas semanas es capaz de sentirse en cualquier estancia del hogar, e incluso en la calle, a la sombra. Con mucha más razón se deben considerar el estado de las habitaciones con respecto a su capacidad de dejar pasar el aire.

Mantener al menos una ventana grande abierta en casa puede ayudar a la circulación del aire, lo que eventualmente servirá para regular la temperatura. Usar abanicos o ventiladores también es una opción para ventilar las estancias. El aire acondicionado también se puede utilizar, pero hay que evitar programarlo a temperaturas muy bajas.

Si te encuentras en la calle y debes entrar a un comercio o establecimiento, pero estos no cuentan con una buena ventilación, lo mejor es que salgas o te mantengas el menor tiempo posible en ese lugar. Con más razón si comienzan a llegar personas y se aglomeran en su interior, eso ocasionará que la temperatura del lugar suba y afecte a todos en su interior.

Puede Interesarte...   Ejercicios para descontracturar los músculos de la mandíbula

Evitar la exposición prolongada al sol

Ya no estamos seguros ni a la sombra, el calor ha sido tan fuerte este verano que son pocos los entornos en donde te puedes sentir confortable. Con mucha más razón es importante evitar la exposición directa al sol y si lo debes realizar utiliza cremas con factor solar para cuidar tu piel.

Si necesitas trasladarte por la calle y no hay una sombra a la vista, procura utilizar accesorios que permitan protegerte del impacto del sol, como las sombrillas, los gorros, las camisas de manga larga y los lentes de sol.

Ejercicio moderado

Durante el verano intenso o una fuerte ola de calor, está contraindicado realizar actividades físicas, ya que junto a las altas temperaturas pueden tener un efecto nocivo en tu organismo, ocasionando golpes de calor y pérdida del conocimiento. Si es de tu gusto realizar ejercicios de manera rutinaria, utiliza para ello las horas de la mañana o las horas de la noche, siendo estas las más frescas del día. De igual forma intenta que el ejercicio sea moderado y nada extenuante.

Protege tu cuerpo del calor - Ejercicios moderados
Protege tu cuerpo del calor – Ejercicios moderados

Utilizar ropa adecuada

Además de los accesorios que ya te hemos recomendado utilizar, te sugerimos llevar ropa ligera y cómoda, de preferencia que sea de algodón, así tiene la capacidad de absorber el sudor, a diferencia de las telas sintéticas que no permiten que el calor de tu cuerpo salga.

Los colores claros son una excelente alternativa, pues dispersan mucho mejor la luz solar, evitando que las fibras se calienten con facilidad, a diferencia del los colores oscuros, que se calientan al recibir directamente la luz del sol.