¿Cómo Incorporar El Hygge A Tu Vida Y Ser Feliz?

Todas las personas estamos detrás de un mismo objetivo, conseguir la felicidad. Muchos lo hacen a través de sus metas personales y otras actividades de ocio que le agregan placer y felicidad a la vida. Pero hay muchas maneras de ser feliz y esto no tiene que ser necesariamente un tema complicado, para algunos, basta con agregarle un poco de hygge a la vida, que no es otra cosa que la filosofía danesa para vivir con felicidad.

Dinamarca es considerado el país más feliz del mundo, o al menos así se ha establecido desde el 2012, así que no es muy descabellado pensar que ellos sí cuentan con el secreto de la felicidad, ¿será cierto? A nosotros nos gustaría revelarte todo sobre incorporar el hygge a tu vida diaria y ya te corresponde a ti comprobarlo.

¿Qué es y de dónde viene el concepto de hygge?

Como ya lo comentamos al principio, el concepto de hygge viene de Dinamarca, y sus habitantes lo definen como un momento de relajación, de libertad y de sosiego. Generalmente se cree que el hygge es necesario aplicarlo con amigos o seres queridos, pero la verdad es que funciona muy bien en la soledad.

Este termino suele asociarse comúnmente a las épocas frías del año, porque al ser una temporada tan lúgubre y oscura, es cuando más hace falta tener esos momentos. Sin embargo, emplear la filosofía del hygge es igual de importante durante todo el año, incluso en los días más soleados.

Pasos para incorporar a tu vida el hygge
Pasos para incorporar a tu vida el ‘hygge’

Hay un tiempo para todo

Uno de los éxitos de la sociedad danesa, es que suelen considerarse personas altamente productivas y diligentes en la forma que emplean su tiempo. Pero a diferencia de otras culturas, como la asiática, no creen que todo el tiempo prodcutivo debe dedicarse al trabajo o a las tareas domésticas, sino también al ocio y a esas actividades amenas que nos hacen sentir felices.

Así que en el día a día de los daneses, se incluye suficiente tiempo para buscar de hacer algo que les llene de alegría, ya sea solos o acompañados, porque para todo hay tiempo.

El lugar perfecto para aplicar esta filosofía

Según los daneses, el mejor lugar para realizar estas actividades recreativas es en el hogar, ya que ellos aprecian mucho abrir las puertas de sus casas a su amigos, donde pueden reunirse a comer, a beber, ver películas o cualquier otra actividad semejante. No obstante, cualquier lugar donde puedas escapar de la rutina, es igualmente válido para hacer hygge, ya sea en un restaurante, en un parque, en un bar, la playa o el que sea más de tu agrado, siempre y cuando sea con el objetivo de compartir, disfrutar y sentirse libre.

Puede Interesarte...   ¿Cuáles son las 9 personalidades del test de eneagrama?

Elementos que aumentarán tu sensación de felicidad

El hygge no tiene que ser una filosofía complicada ni costosa, por lo que no es necesario invertir demasiado dinero en aplicarla. Pero no cabe duda que con algunos simples cambios en una rutina, el efecto que se consigue es casi mágico, y para eso, los daneses utilizan elementos básicos para transformar una actividad cotidiana en una velada especial.

Por ejemplo, cenar a la luz de las velas, adornar la casa de flores naturales, colocar la chimenea, utilizar un hermoso mantel en la mesa, colocar una suave melodía de fondo. En fin, cosas que todos conocemos, pero que pocos aplican y que cambian mucho la forma en la que hacemos nuestras actividades cotidianas.

Cosas que hay que evitar

Si finalmente estás teniendo un momento para ti mismo, y deseas ver una película para agregar hygge a tu vida, te recomendamos que evites incorporar a ese momento otras cosas que puedan opacar tu relajación, como ver el móvil, pensar en el trabajo, revisar tu correo electrónico y cosas por el estilo.

También es muy contraproducente tener conversaciones que inciten discusiones cuando se intenta realizar el hygge con amigos, como hablar de política, problemas familiares y tocar temas desagradables en general. Recuerda que es un momento para disfrutar y relajarse.

La comida viene de la mano con el hygge

Según la filosofía del hygge, la comida es fundamental para el disfrute de una buena velada, pero esto tiene mucho que ver con el frío que hace durante el invierno, que es la época preferida para abordar la filosofía hygge. Es por eso que los platillos calientes y caseros son como para llenarse de una energía positiva y alegría en el alma.

Puede Interesarte...   Cual es la función de hacer un test de pareja.

Pero como puedes hacer hygge todo el año, bastará con preparar algo rico en casa e invitar a tus amigos para disfrutar de la buena comida.

Todo es mejor en grupos pequeños

Aunque es seguro que nunca falta una buena fiesta en Dinamarca, los daneses son más de preferir reuniones con pequeños grupos de personas, donde la conversación pueda centrarse en una misma fuente y no varias conversaciones paralelas.

Además, el estilo de vida hygge requiere que nos dediquemos con relativa frecuencia a cultivar nuestras amistades, y es más fácil dedicarse a dos o tres personas, que a un gran número de individuos.  Al final obtendrás relaciones más significativas y menos pasajeras.

Una conexión con el pasado

El hygge también tiene una estrecha relación con el pasado y las personas que ya no están entre nosotros. La nostalgia tiene un efecto de felicidad y añoranza que es muy propio de los daneses, así que como especie de ritual para llevar a cabo una actividad inspirada en el hygge, utilizan objetos que eran de sus ancestros, como juegos de té antiguos, una bufanda tejida por la abuela, la receta que se preparaba en casa durante la niñez y ese tipo de cosas.

Si te parece igual de alegre o especial involucrar ese tipo de objetos del pasado con un valor sentimental, prueba incluirlo en tu siguiente rutina hygge.  

Si no te relaja entonces no lo estás haciendo bien

Ya te hemos contado cómo hacer para llevar a tu vida un poco de ese secreto de la felicidad que tan bien se les da a los ciudadanos daneses, y que con simples pasos tú también puedes aplicar para intentar conseguir un poco de esa felicidad o vida tranquila.

Sin embargo, no es recomendable hacerlo como si fuese una lista de tareas que debes cumplir al pie de la letra, intenta no esforzarte demasiado para conseguir los resultados, ya que si no lo consigues, terminarás por agregar más estrés a tu vida y el propósito estará muy lejos de cumplirse.